SOMBRAS Y NIEBLA. (WOODY ALLEN, 1991.)

WOODY VIAJA A LA VIEJA EUROPA.

Si tuviese que escoger solo un título, un nombre único para una película -fuese o no de Woody Allen– me quedaría con Sombras y niebla, por motivos que a estas alturas les parecerán obvios.

Sombras y niebla. (Orion Pictures. 1991.)
Sombras y niebla. (Orion Pictures. 1991.)

Lo que posiblemente no supondrían es que Sombras y niebla es – si no lo pienso demasiado, si lo hago es imposible escoger-  mi película favorita de Woddy Allen.
El poeta en Nueva York tiene si no los mejores, los más sentidos versos a la dama que viste de acero, cemento y cristal, y en ese sentido poco más puedo decir.

Por otra parte, las influencias de Bergman y sus bofetadas a la impuesta, falsa y decadente superioridad intelectual de según que clases, también son evidentes y lo bastante reconocidas como para que no añada más a todo lo que -yo incluido- ya se ha dicho.

Sombras y niebla. (Orion Pictures. 1991.)
Sombras y niebla. (Orion Pictures. 1991.)
Sombras y niebla. (Orion Pictures. 1991.)
Sombras y niebla. (Orion Pictures. 1991.)

Sabiendo esto y teniendo en cuenta que la película que hoy nos ocupa transcurre por lugares que nada tienen que ver con Nueva York, ¿por qué Sombras y niebla?, ¿por qué la escojo más allá de por lo que indica su nombre?
Pues, por tres motivos, dos principales y uno definitivo.

SOMBRAS Y NIEBLA. EL MUNDO ANTIGUO POR EL POETA MODERNO.

Primero por las sombras envueltas en niebla que Allen extrae del cine inventado en el expresionismo alemán, en las que introduce con una habilidad inimitable sus neurosis frenéticas. La comedia corta con su afilado ingenio el velo con el que la niebla sugiere la oscuridad, y todo aquello que debería ser inquietante, se vuelve hilarante.

Sombras y niebla. (Orion Pictures. 1991.)
Sombras y niebla. (Orion Pictures. 1991.)
Woody Allen. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)
Woody Allen. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)

Segundo por la magia que Allen extrae de Fellini. Las criaturas circenses, extrañas, confusas y apasionadas que deambulan entre la niebla no son esta vez la sombra del silencio de dios.

John Malkovich y Mia Farrow. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)
John Malkovich y Mia Farrow. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)

Allen olvida a Bergman y recurre a la magia de los desterrados, seres animados que provocan encuentros afortunados entre el espectador y las fantasías que el mundo parecía haber olvidado, y además consigue introducirnos a todos en un castillo Kafkiano.

John Malkovich. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)
John Malkovich. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)

Esos son los motivos principales, y los que nos llevan al que es -por su origen- el motivo definitivo.

Hay una secuencia en Sombras y niebla en la que Allen olvidó especialmente a Nueva York, olvidó también su influencia nórdica que trata del dios mudo que olvidó al hombre que lo creó, y tras hacer juegos de sombras y soltar a los Freaks según Fellini, llegó al placer, a su versión de la casa Tellier, a la esencia misma de Maupassant y Ophüls, a la mujer como centro de la historia y razón de ser. A mi motivo para escoger.

Kathy Bates y Woody Allen. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)
Kathy Bates y Woody Allen. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)

En esa secuencia, Allen tira de Kathy Bates, Jodie Foster y Lily Tomlin para llevar a su terreno la esencia de El placer.

Jodie Foster, Lily Tomlin y John Cusack. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)
Jodie Foster, Lily Tomlin y John Cusack. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)

Y aquí está la rareza, la excepción que confirma la grandeza de Allen en cuanto a personajes se refiere como una norma. Con una sutileza inimitable, Allen, Bates, Foster y Tomlin le vuelan la cabeza a quien decida estar atento a una de las secuencias más inteligentes que he visto jamás.

Jodie Foster. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)
Jodie Foster. (Sombras y niebla. Orion Pictures. 1991.)

Ese es mi motivo definitivo.

Sombras y niebla es un título hermoso, un homenaje precioso y un lugar en el que desmayarse antes de entrar en coma grandioso.
Caligari, Fellini, Kafka, Maupassant y Ophüls a la manera de un poeta urbanita y nervioso.

https://www.filmin.es/pelicula/sombras-y-niebla

Feliz viaje de vuelta hacia la noche. #SHADOWSRULES

David Salgado.

©24 sombras por segundo. Marzo 2021.

Spread the movies. Comparte en tus redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *