EVANGELINE REED.

Evangeline Reed.

La noche en la que Evangeline Reed nació no terminó jamás, su madre murió huyendo de sus asesinos, intentó cruzar el río y llegar más allá de la frontera, pero se marchó sin ver su rostro ni la luz del día.

Antes de abandonar el mundo le confesó sus secretos. Aquella noche, de alguna forma que nadie podría explicar Evangeline aprendió de su madre cosas que sólo saben quienes caminan solos en la oscuridad.

Aquella noche, el río enterró a su madre y bautizó a Evangeline. Cuando su padre y el resto de los asesinos llegaron ante la tumba sin nombre de su madre, Evangeline había dejado de llorar, el río había secado sus lágrimas para siempre.

Su padre la sostuvo en brazos durante un instante, quería ver su rostro antes de acabar el trabajo. Era pálido, y de alguna manera, como si la sangre que se mezcló en la cuna que enterró a su madre afectase a sus rasgos, su pelo era rojo, del color del fuego. De pronto Evangeline abrió los ojos, parecían dos cicatrices antiguas, casi cerradas, dos heridas que le observaban desde la profundidad del río, puede incluso que desde el infierno.

Eran de un color verde tan intenso que nadie que cruzase su mirada con la suya podría dormir, ni siquiera en la noche más oscura, al menos eso fue lo que pensó su padre aquella noche, una noche que no terminaría jamás para ninguno de los dos. Por algún extraño motivo, a la orilla del río, el padre de Evangeline impidió que aquellos hijos de perra terminasen el trabajo.

No se trataba de remordimientos, ni de ninguna clase de afecto, era una deuda de sangre que habían contraído en aquel momento. El padre de Evangeline Reed era un asesino y un maldito bastardo, pero era un jugador, y siempre pagaba sus deudas.

Una noche oscura, una mujer pálida con dos cicatrices verdes y el pelo del color del fuego vendrá a buscarlo desde el infierno. Ese día se observarán en silencio, y el río donde enterró a su madre se llevará a su asesino.

Evangeline Reed aprendió de su madre cosas que sólo saben quienes caminan solos en la oscuridad.
Feliz viaje de vuelta hacia la noche. #SHADOWSRULES

©David Salgado. 2021.

©24 sombras por segundo. 2021.

Spread the movies. Comparte en tus redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up