MANHATTAN. (WOODY ALLEN, 1979.)

WOODY LOVES NEW YORK.

Nueva York ha sido protagonista de una cantidad casi incontable de películas, muchas grabadas en las retinas de la humanidad y otras olvidables, pero en ninguna hemos podido ver -ni veremos- una declaración de amor incondicional tan sentida y hermosa como en el Manhattan que Woddy Allen nos regaló a todos.

Manhattan. (Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)
Manhattan. (Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)

Manhattan es -posiblemente- la película que mejor nos muestra a la ciudad cinematográfica por excelencia desde un punto de vista melancólico, desde los ojos de un Allen que se introduce en la piel del narrador, del amante entregado y generoso que describe a su musa.

Una mole ruidosa, llena de cristal, cemento, contaminación y peligro, una diosa decadente y altiva, elegante y suicida vista por los ojos de su admirador más incondicional.  Sin la dureza con la que la ven Scorsese, Coppola o Jules Dassin.

Manhattan. (Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)
Manhattan. (Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)

Allen nos muestra la silueta de su amada retratada por el maestro del claroscuro durante la década de los setenta. Gordon Willis sorprende a la diva apenas vestida con una niebla traslúcida que oculta lo justo para que el espectador vea las sombras desde las que brillan las luces de la ciudad. Sencillamente, Allen se declara, Willis retrata y el espectador entra en coma.

Toda la película supone un hermoso, ácido e inteligente  recorrido por la gran ciudad, sin embargo yo tengo un momento, una secuencia por la que siento especial admiración. La última.

Justo antes del cierre, Allen recoge todo lo que le dijo a Mariel Hemingway a lo largo de la película y se lo juega a una carta.

Diane Keaton y Woody Allen. (Manhattan. Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)
Diane Keaton y Woody Allen. (Manhattan. Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)

Deja atrás la guerra contra quien niega la cultura de masas, contra toda la impostura del falso intelectual que desprecia la esencia misma de la creatividad artística volcada en Diane Keaton, la infelicidad frustrada y vengativa del amor agotado o fingido metido en la piel de Meryl Streep, deja atrás, incluso, a la musa inspiradora de la historia para ponerse delante de la inteligencia noble, inocente y casi en estado puro de Mariel Hemingway.

Meryl Streep y Woody Allen. (Manhattan. Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)
Meryl Streep y Woody Allen. (Manhattan. Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)

En ese momento, Allen agota el guión y como una versión moderna de Chaplin bajo las luces de la ciudad, recurre a la mímica regalando al espectador una sonrisa esperanzada y escéptica.

Mariel Hemingway y Woody Allen. (Manhattan. Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)
Mariel Hemingway y Woody Allen. (Manhattan. Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)
Woody Allen. (Manhattan. Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)
Woody Allen. (Manhattan. Jack Rollins & Charles H. Joffe Production, United Artists. 1979.)

Nueva York se muestra una vez más bajo una luz que tal vez albergue esperanza, y sin más, pues nada más necesita la historia, los créditos irrumpen en la escena.

La película termina y el espectador se sorprende a sí mismo con una sonrisa cómplice y agradecida en su rostro, después se desmaya y entra en coma.

https://www.filmin.es/pelicula/manhattan

Feliz viaje de vuelta hacia la noche. #SHADOWSRULES

David Salgado.

©24 sombras popr segundo. Marzo 2021.

Spread the movies. Comparte en tus redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up