VAMPIRA HUMANISTA BUSCA SUICIDA. (ARIANE LOUIS-SEIZE, 2023).

LES VAMPIRES,

POR ARIANE LOUIS-SEIZE.

Igual que hace más de un siglo, Louis Feuillade apartó del camino al mito con «Les Vampires», un siniestro y enigmático grupo liderado por aquella criatura fascinante que fue Jeanne Roques y su Alter ego Musidora, con Vampira humanista busca suicida, Ariane Louis-Seize desvía en nuestros días el camino del vampiro de su género matriz, el cine de terror.

Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).

Este insólito y atractivo título es —como la película en sí misma— una firme declaración de intenciones por parte de su protagonista…

VAMPIRA HUMANISTA BUSCA SUICIDA.

TO BITE, OR NO TO BITE…

No es, ni mucho menos, la primera vez que el cine somete al vampiro a diferentes metamorfosis. Ya sean físicas, emocionales, sociales o generadas por el contexto de la historia, las formas clásicas del vampiro se han adaptado a las circunstancias en múltiples ocasiones.

Tampoco es la primera vez que un mito del terror se ve sometido a los dictados infantiles o adolescentes, ya sea mediante el mal en estado puro ejercido por niños o derivado de la frustración y el dolor confuso de la pubertad sometida a la incomprensión y el rechazo, o a través de comedias inocentes y sátiras de colmillo fino y afilado.

Los monstruos —como el terror en sí mismo— siempre han encontrado su lugar en el drama y la comedia.

Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).

Y, por supuesto, no es una novedad el que los vampiros abandonen la lengua anglosajona para expresar sus sentimientos. Lo que sí resulta inusual es que este ejemplo moderno de Fantastique francés nazca y se desarrolle al otro lado del viejo mundo, pues esta película es canadiense, compartiendo —como su vampira protagonista— características del viejo y el nuevo mundo.

Vampira humanista busca suicida tiene algo en cuanto al humor familiar y social de Lo que hacemos en las sombras (Taika Waititi, Jemaine Clement, 2014), algo en cuanto a la estética del mítico personaje del terror adolescente, Miércoles Addams y su madre, Morticia, algo, en ese mismo sentido estético, de A Girl Walks Alone at Night (Ana Lily Amirpour, 2014), y mucho de las, respectivamente, magnífica y magistral My Heart Can’t Beat Unless You Tell It To (Jonathan Cuartas, 2020) y Déjame entrar (Tomas Alfredson, 2008).

Así, en base a un variopinto grupo de influencias vampíricas modernas y sus nuevas tribulaciones, Vampira humanista busca suicida se construye como un insólito y maravilloso Coming-of-age que, sin llegar a pertenecer por completo a ningún género, maneja a la perfección los elementos del terror, el drama y la comedia.

Sasha (Lilas-Rose Cantin en su infancia y Sara Montpetit en la pubertad) vive divida entre su naturaleza y su pensamiento, vive entre el amparo y la presión de su familia.

Cuando todavía es una niña, su humanismo le provoca miedo y sufrimiento ante lo terrible de su condición y la de su entorno. Como vampiro debe alimentarse, como ser humano no puede hacerlo, hasta el punto de no desarrollar sus colmillos y caer en una serie de dilemas traumáticos y psicológicos.

Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).

Siempre al amparo de su padre (Steve Laplante) y bajo la relativa desaprobación del resto de la familia, Sasha crece alimentándose de sangre embolsada —como si se tratase de un refresco, de una golosina con la que calmar y contentar a un niño— y desarrollando tres factores clave que eclosionarán en su larga juventud: un pensamiento y sentimiento humanista, una permanente y triste sensación de soledad, y un talento precoz y milagroso para tocar el piano, reforzado por una pasión musical que actúa a modo de bálsamo, de trinchera ante su maldito destino.

Sasha deja atrás su infancia (la maravillosa y eficaz interpretación de Lilas-Rose Cantin deja paso a uno de los pilares de la película, la literalmente excepcional Sara Montpetit), pero, lejos de olvidar sus principios, vive dispuesta a llevarlos hasta el final. Física y emocionalmente, Sasha no evoluciona como vampira; sus colmillos  siguen sin salir y su conciencia permanece despierta.

Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).

Sencillamente, Sasha se niega a matar humanos —aunque no le quede más remedio que beber su sangre embolsada, sangre de víctimas que otros han de cazar por ella, paradigmática representación del adolescente, del «rebelde sin causa» que se opone al mal pero obtiene el bien mediante el esfuerzo ajeno—, sin embargo, y más allá de la sátira de la contradicción, Sasha no es un personaje pueril.

Su dolor, su tristeza y languidez son reales. No quiere matar porque no quiere vivir.

To Bite, or not to Bite…

Pero, una noche, el dilema existencial del vampiro encuentra su sosias emocional en un humano. Paul (Félix-Antoine Bénard), un muchacho taciturno, de aspecto triste y delicado y maneras un tanto torpes, no quiere vivir, pero el azar de ciertas situaciones y el amor hacia su madre, no le permiten morir.

Una noche, la vampira humanista que busca un suicida del que poder alimentarse sin traicionarse a sí misma, contempla como aparece ante ella su remedio, asomado al abismo imposible del suicidio. Y Paul, al fin, halla la forma de morir sin temor, sin remordimientos que impidan alcanzar su objetivo.

Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).

Sasha quiere volver a ver el sol, pero eso es imposible. Paul quiere adentrarse para siempre en la oscuridad, pero eso provocaría un daño irreparable.

En este punto crucial, la sátira de terror alcanza el punto álgido de la contradicción, el azar juega su papel, y la película se entrega a la tragicomedia, afrontando su maravilloso acto final en torno al Amor fou, al idilio disfuncional entre dos seres que no pueden dejar de sufrir, pero pueden unir sus fuerzas para —además de amarse mútuamente— ayudar a morir a quienes, como ellos hasta formar su extraña alianza, no quieren vivir.

En un acto impregnado de música, sensibilidad y piedad humanista, la película cristaliza al fin en un bonito cuento de terror.

Así, esta insólita sociedad de vampiros humanistas que buscan suicidas ha encontrado —después de todo— el remedio para sus vidas en la muerte.

Al fin y al cabo, los vampiros son casi invencibles.

Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).

Sasha, esa vampira humanista en busca de Paul, ese suicida en busca de la muerte sensible, taciturna en la forma fascinante de Sara Montpetit, nos regalan en su tétrica y retorcida generosidad la que ya es, sin duda, una de mis películas de cabecera.

Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).
Vampira humanista busca suicida. (Art & Essai, 2023).

Como los vampiros, esta película no necesita el paso del tiempo para resultar fascinante. Lo es desde el primer encuentro con nosotros, los humanos.

Y lo es, como buena pieza extraña, en un final que rompe todas las previsiones que, como pobres mortales, podamos hacer.

https://www.youtube.com/watch?v=TQ6gH3HcGPo

Feliz viaje de vuelta hacia la noche. #SHADOWSRULES

David Salgado.

©24 sombras por segundo. Enero 2024.

Spread the movies. Comparte en tus redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *