NOCHES BLANCAS. (LUCHINO VISCONTI, 1957.)

LA NOCHE QUE NO ACABA.

Luchino Visconti es uno de mis directores favoritos, Dostoiesvki y las expresiones artísticas rusas en general, uno de mis pilares existenciales, y Noches blancas, una de mis cincuenta películas preferidas.

Por todos esos motivos, vamos al lío.
Hace tiempo, el suficiente como para que la humanidad lo recuerde para siempre, Dostoiesvki iluminó la noche y nuestros caminos para siempre, sepamos o no seguir su pista.

Más tarde, el siglo XX y el teatro tuvieron a su hijo predilecto. Generoso y sensible a la luz, el cine nos reveló millones de imágenes que permanecerán grabadas en nuestras retinas y nuestra memoria para siempre.

Ese mismo cine nos ha mostrado la noche de forma artificial en numerosas ocasiones y las más variadas formas, pero de todas ellas, sólo una podía ser la más hermosa.

Noches Blancas. (Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)
Noches Blancas. (Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)

En una ocasión, cuando Europa se sumía en la oscuridad y las ciudades se desangraban por sus ruinas, Visconti fabricó un sueño en el que la noche blanca, la oscuridad envuelta en luz, iluminaría un cuento fantástico acerca de la implacable realidad.

Las noches blancas son en realidad un truco, una bonita ilusión por la que Visconti parece desligarse del neorrealismo para acercarse al maestro ruso, pero tras la belleza de esas noches claras, se proyecta una profunda tristeza.

Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)
Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)

NOCHES BLANCAS. EN BUSCA DE LA FELICIDAD IMPOSIBLE.

Sobre un lienzo artificial, sobre el aparente cuento de hadas, Visconti, Marcello Mastroianni, Maria Schell, Jean Marais y Clara Calamai, despliegan el telón de fondo de la noche clara: la soledad, el desamparo y la tristeza. Noches blancas es -visualmente hablando- una de las películas más completas, narrativas y hermosas que veremos jamás.

Maria Schell y Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)
Maria Schell y Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)

Además de la excepcional y arrebatadora fotografía de Giuseppe Rotunno y la maravillosa música de Nino Rota, el lenguaje cinematográfico irrumpe desde el inicio cuando Mastroianni deambula por las calles en dirección contraria a la gente que camina para resguardarse del tiempo que les ha tocado vivir.

Allí, a la contra, inmóvil y solitario, en medio de la calle de una ciudad que va apagando sus luces -tal vez para siempre- Visconti le dice a Mastroianni que busque lo que ha perdido o tal vez nunca ha tenido. Y he ahí el eje sobre el que gira esta noche blanca sin principio ni fin. La búsqueda.

Noches Blancas. (Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)
Noches Blancas. (Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)

Mastroianni busca consuelo y compañía, Clara Calamai trata de ejercer su profesión y obtener algo de cariño, Schell camina con fragilidad sobre una tierra dura y moribunda en busca de su fantasma particular: un Jean Marais petrificado por Visconti para la ocasión.

Maria Schell y Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)
Maria Schell y Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)

Todos los sueños caen sepultados por la nieve, blanca y hermosa como la noche clara. Pero fría y neorrealista como las vidas que Visconti esbozó para esta triste noche de luz veraniega y frío invernal.

Maria Schell y Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)
Maria Schell y Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)

Y al final, la búsqueda de la felicidad se reduce a la ilusión. La prostituta, los amantes reunidos de nuevo, Mastroianni y el perro que se le acerca al inicio y final de la película en busca -como toda la sociedad- de afecto y comida, no son más que seres frustrados deambulando por un laberinto sumido en una noche tan blanca, que sencillamente no acaba.

Maria Schell y Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)
Maria Schell y Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)
Maria Schell y Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)
Maria Schell y Marcello Mastroianni. (Noches Blancas. Vides Cinematografica, Intermondia Films, Cinematográficas Cinematografica Associati. 1957.)

Esto nos regaló Visconti, un cuento ruso revestido de neorrealismo, moviéndose como lo hacía Max Ophüls, en círculos. Eso nos cuentan las Noches blancas. El resto, es desmayarse antes del coma ante una belleza que nos supera a todos.

https://www.filmin.es/pelicula/noches-blancas?origin=searcher&origin-type=primary

Feliz viaje de vuelta hacia la noche. #SHADOWSRULES

David Salgado.

©24 sombras por segundo. Marzo 2021.

Spread the movies. Comparte en tus redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up