UN CONDENADO A MUERTE SE HA ESCAPADO. (ROBERT BRESSON, 1956.)

ROBERT BRESSON. LA ELOCUENCIA INVISIBLE. VOL.II.

En su película Un condenado a muerte se ha escapado, Robert Bresson prepara al espectador desde el primer minuto para escuchar la historia del teniente Fontaine. Lo hace desde su mismo punto de vista, es decir, para escuchar sin ver.

François Leterrier. (Un condenado a muerte se ha escapado. Gaumont. 1956.)
François Leterrier. (Un condenado a muerte se ha escapado. Gaumont. 1956.)

Tal y como haría Sergio Leone mucho tiempo después en la secuencia inicial de su Once upon a time in the west, Bresson hace del sonido el principal protagonista. Ciega a Fontaine y al espectador, encerrándolos primero en un coche y después en la prisión a la que ese vehículo se dirige.

Un condenado a muerte se ha escapado. (Gaumont. 1956.)
Un condenado a muerte se ha escapado. (Gaumont. 1956.)

Desde ese mundo reducido al que Bresson condena a Fontaine, no podemos ver nada, pero sí oímos todo lo que comunica a Fontaine con el mundo exterior.

Como si se tratase de un ciego que vive a través de sus oídos, Bresson guía al espectador a través de todo aquello que Fontaine anhela, la libertad que le aguarda tras los muros de la prisión, ese objetivo que sólo puede alcanzar a través de la fe vista desde el humanismo.

François Leterrier. (Un condenado a muerte se ha escapado. Gaumont. 1956.)
François Leterrier. (Un condenado a muerte se ha escapado. Gaumont. 1956.)

La esperanza que le dará la victoria le habla con las voces de un mundo que ya no puede ver, pero al que quiere regresar.

François Leterrier. (Un condenado a muerte se ha escapado. Gaumont. 1956.)
François Leterrier. (Un condenado a muerte se ha escapado. Gaumont. 1956.)
Un condenado a muerte se ha escapado. (Gaumont. 1956.)
Un condenado a muerte se ha escapado. (Gaumont. 1956.)

Bresson juega su carta desde el inicio con una maestría inigualable, conduce al espectador a través de un montaje con una narrativa propia del mejor Hitchcock, y cuando Fontaine abre la puerta para huir, Bresson nos ciega al tiempo que nos grita lo que ocurre fuera, oímos como intenta huir, como los disparos frustran sus planes y como vuelve al punto de partida.

François Leterrier. (Un condenado a muerte se ha escapado. Gaumont. 1956.)
François Leterrier. (Un condenado a muerte se ha escapado. Gaumont. 1956.)

Una vez allí, sobre otra más de sus cimas cinematográficas, Bresson devuelve la vista al espectador, quien se desmaya justo antes de entrar en coma ante la puerta de la prisión de la que un condenado a muerte todavía no ha escapado, pero escapará.

Bresson nos lo contará al oído. Sólo tenemos que cerrar los ojos.

https://www.filmin.es/pelicula/un-condenado-a-muerte-se-ha-escapado

Feliz viaje de vuelta hacia la noche. #SHADOWSRULES

 

David Salgado.

©24 sombras por segundo. Marzo 2021.

Spread the movies. Comparte en tus redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up