TRENQUE LAUQUEN. (LAURA CITARELLA, 2022).

TRENQUE LAUQUEN. EL PAMPERO Y SU MILAGRO CINEMATOGRÁFICO.

Para abordar la enorme e impagable labor de Laura Citarella en sus dos partes de Trenque Lauquen, y la productora El pampero (tanto en general como en el cine argentino en concreto), creo que es necesario hacer una breve introducción.

Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).

Yo no soy —y espero no serlo nunca— de los que sostienen que el cine está muerto.

Sí creo que siendo la más joven de las formas de expresión, el cine carga con un paradójico lastre que marca su escasamente superado siglo de vida con signos de senectud, de una especie de cansancio de sí mismo. Pero creo que esa paradoja solo se da en ciertos aspectos, en ciertas películas y en cierto tipo de público.

Más allá de ese intencionado perímetro letal, el cine vive. Tanto es así que sigue mutando y utilizando su asombrosa capacidad para hacer que el medio se adapte a sus cambiantes formas, y no al revés.

Desde su nacimiento, el cine ha tenido que demostrar que nada ni nadie puede vaticinar su futuro.

Aquellos profetas que lo sentenciaron a muerte como una extravagante anécdota científica de aquel desafiante nuevo siglo, fracasaron en sus pérfidas y condescendientes conjeturas.

Ni el siglo XX fue lo que parecía, ni el cine dio jamás muestras de debilidad. Ni en los albores de aquel siglo, ni hoy, cuando por mucho que la realidad lo niegue, nuestra ilusoria concepción nos dice que todo aquello se pierde en el tiempo.

Adentrarse en el universo de Verónica y Mariano Llinás, Alejo Moguillanski, Laura Citarella… adentrarse en el universo de la productora El pampero es aceptar la regla del juego, es aceptar la gran ilusión (les animo a investigar para descubrir que esta doble alusión a Jean Renoir tiene una explicación muy concreta).

Es, decía, aceptar que el cine no tiene límites y que en su infinita capacidad para eludir un medio contenedor, siempre habrá un nuevo extremo que alcanzar, una nueva forma de contar historias, un nuevo desafío con el que demostrar que lo único que no podemos hacer es certificar  la muerte de un artefacto vivo.

UN EXTRAÑO VIAJE.

EL CINE-MISTERIO DE LAURA CITARELLA.

Imaginemos un camino entre dos líneas paralelas que recorren el infinito. Podemos avanzar y retroceder, tal vez podamos subir a la línea superior y asomarnos al espacio bajo la línea inferior, pero en esas líneas paralelas nunca encontraremos un punto de intersección, es decir, no hay punto de partida.

No hay un final.

No hay una respuesta a las preguntas que como espectadores nos hacemos a medida que la película de Citarella avanza, retrocede e inventa una nueva propuesta narrativa en la que no importa el destino, importa perderse por el camino.

Trenque Lauquen tiene un aspecto técnico intachable y conocido.

Hemos visto miles de películas que, como esta, tienen una fotografía excelente que cuenta historias a favor de las emociones, un sonido perfectamente diseñado, un vestuario y Atrezzo que nos introducen completamente en la historia, un montaje certero y elocuente, una música precisa y preciosa, etc… en esta película todas esas cosas imprescindibles que tantas veces hemos visto cumplen a la perfección.

Y si eso fuese todo, estaríamos ante una película magnífica.

Pero no es todo, hay mucho más…

Estamos ante un desafío, ante un camino sin apenas principio y ningún fin más allá de la intención suicida de hacer del propio trayecto el único destino. Los personajes de Trenque Lauquen pisan suelos conocidos, el antiguo amor (o tal vez solo deseo) epistolar del que solo quedan la tinta y el papel envejecidos, recupera su forma física gracias a un nuevo triángulo emocional formado por Laura (Laura Paredes), Chicho (Ezequiel Pierri) y Rafael (Rafael Spregelburd).

Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).

Una serie de cartas ocultas en las páginas pegadas de libros olvidados revelan y proyectan la existencia de un deseo, del hipotético amor, de una vida que tal vez fuese real o tal vez fuese parte de esos libros que ahora irrumpen en la vida cotidiana de Laura, una mujer que llega a Trenque Lauquen con un propósito concreto, con un origen y un destino establecido que a su vez traza los caminos de Chicho y Rafael.

Pero Laura desaparece.

Se marcha. Emprende un camino libre en el que el principio y el fin desaparecen, en el que las explicaciones no tienen cabida.

Como en la película misma.

Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).

Un papel en el parabrisas de un coche (el que le pidió prestado a Chicho concretamente), un papel en el que —como en las antiguas cartas tras las que Laura se ha ido— unas palabras manuscritas cuentan una historia: <<me voy, me voy, adiós, adiós>>.

Sin más.

Trenque Lauquen rechaza el qué para entregarse al cómo. Importa aquí abandonarse al camino y olvidar un final que la película nos negará en todo momento, pues estamos ante la naturaleza misma del misterio.

Para disfrutar plenamente de este desafío cinematográfico, no debemos tener prisa, no debemos hacer cábalas, no debemos escudriñar el horizonte en busca de un destino.

Debemos dejarnos llevar a la deriva entre un nuevo espacio sin tiempo, recorriendo un mapa de llanuras, carreteras secundarias, ciudades y personajes inverosímiles, recorriendo una senda en la que cada vez que creamos llegar a un final, la película nos hará retroceder para seguir caminando entre las líneas paralelas, invitándonos a permanecer indefinidamente en cada plano, como si estuviésemos ante una película de Terrence Malick, o del mismísimo Andréi Tarkovski.

Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).

En su rebelde condición de cine vivo y cambiante, Trenque Lauquen atraviesa los géneros.

Drama, un extraño sentido de la comedia, un permanente e irresoluble misterio, una Road Movie, ciencia-ficción, un halo inquietante parecido al miedo que nos persigue tras los pasos de Laura… Una música cambiante que acentúa los sentimientos y que llega a un nivel de metamorfosis que acaba sonando como la Serie B norteamericana de los años 50…

Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).
Trenque Lauquen. (El Pampero cine, Grandfilm, 2022).

Desde la desaparición de Laura que parece entroncar con aquella maravilla de Antonioni que se llamó La aventura, se suceden tramas entrelazadas que recuerdan ¿o reclaman? a Jacques Rivette, tal vez a los órdagos de Orson Welles, puede que al Macguffin de Hitchcock, o al espíritu siempre desafiante de Robert Bresson.

¿Quién puede afirmarlo categóricamente? No lo sé. ¿Pero quién puede negarlo?, si todo esto (igual que ese Renoir semioculto antes mencionado), flota en la deriva cinematográfica de El pampero, un nuevo cosmos del que este Trenque Lauquen se alza como nueva estrella.

Una estrella de la que desconocemos su origen y su destino.

Pero eso no importa, lo que importa es que esta estrella, este cine está vivo. Solo hay que observarlo y dejarse llevar.

En su segunda parte, Trenque Lauquen baja el ritmo pero mantiene intactas sus intenciones. Una serie de personajes maravillosos e insólitos aparecen, y el fin, ese elemento que la película descarta en todo momento, desparece completamente en favor de nuestros pasos hacia delante y hacia atrás en un camino todavía fértil y tan vivo como siempre lo ha estado.

Viva este desafío. Viva el cine y sus formas y caminos infinitos.

Vivan estas cuatro horas veloces e imposibles como un sueño. Como una extraña película-misterio que nada sabe de normas y convenciones.

Como el cine mismo.

Primera parte: https://www.filmin.es/pelicula/trenque-lauquen-parte-i#details 

Segunda parte: https://www.filmin.es/pelicula/trenque-lauquen-parte-ii

Feliz viaje de vuelta hacia la noche. #SHADOWSRULES

David Salgado.

©24 sombras por segundo. Enero 2024.

 

Spread the movies. Comparte en tus redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *