LA HORA DEL LOBO. (INGMAR BERGMAN, 1968.)

EL MALDITO SILENCIO.

Hay dos directores que -en mi opinón- han retratado de forma más hermosa y eficaz el silencio divino y humano desde una óptica onírica, opresiva, surrealista y sensorial. C.T. Dreyer y el que hoy nos abruma con La hora del lobo: Ingmar Bergman.

La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)
La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)

Veamos esto a través de una pequeña introducción.

Las formas de expresión que conocemos, literatura, música, pintura, teatro, arquitectura, escultura, etc… utilizan lenguajes más o menos crípticos y caminos en mayor o menor medida laberínticos para comunicarse con el público, pero esa comunicación siempre tiene lugar en el mundo exterior, allí donde el público puede ver con claridad.

El cine no es una excepción en esta forma de comunicación, sin embargo sí existe un director que confirma la regla a través de su excepcional forma de expresarse. Ingmar Bergman no se comunica con el espectador en el exterior.

La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)
La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)

Los laberintos que recorren los personajes de sus historias y el público que las contempla transcurren donde sólo su exclusiva visión puede llegar, en lo más profundo del interior del ser humano, allí donde la luz sólo sirve para crear formas grotescas que prefieren permanecer ocultas en la sombra.

Allí donde no hay más seres con los que interactuar que el reflejo cruel e indeformable de la esencia del individuo.

Al igual que Buñuel, Bergman utiliza la ficción para hablar de la realidad más dolorosa, situando al espectador frente al más aterrador de los monstruos: el ser humano.

La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)
La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)

LA HORA DEL LOBO. LA NOCHE QUE NO ACABA.

En la hora del lobo, Bergman plantea todas estas cuestiones existenciales, pues durante la hora del lobo el hombre está sólo frente a sí mismo mientras dios guarda silencio. En la hora del lobo, al igual en cierto sentido que en el Doktor Faustus de Thomas Mann, Bergman conduce al artista al tormento y el extasis, para concluir el viaje en el fracaso personal y emocional más estrepitoso.

La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)
La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)

Al fin y al cabo, una de las premisas en la filmografía bergmaniana es el fracaso sentimental y emocional, el fracaso del ser humano a través de su propia existencia.

La hora del lobo transcurre en esa profunda oscuridad donde se oculta el secreto más terrible de la existencia. El fracaso, el silencio y la incomunicación, el punto sin retorno del viaje introspectivo en el que Bergman obliga al espectador a seguir a Max Von Sydow y Liv Ullman.

La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)
La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)

Allí, en esa isla desierta que no es sino la propia existencia, revestida de luces y sombras expresionistas por el irrepetible Sven Nykvist, Bergman lleva a la humanidad ante el silencio vacío más desolador que pueda resistir.

La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)
La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)
La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)
La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)

Durante la hora del lobo un minuto es eterno, silencioso, angustioso y lleno de dolor y tristeza. Una vez transcurre ese minuto la hora del lobo continua, con la misma desesperación. Con el mismo silencio aterrador de un dios que olvidó hace tiempo al hombre que lo creó.

La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)
La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)
La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)
La hora del lobo. (Svensk Filmindustri. 1968.)

Durante la hora del lobo el espectador se desmaya justo antes de entrar en coma.

Gracias por esa eterna hora del lobo, Mr. Bergman.

https://www.filmin.es/pelicula/la-hora-del-lobo

Feliz viaje de vuelta hacia la noche. #SHADOWSRULES

David Salgado.

©24 sombras por segundo. Marzo 2021.

Spread the movies. Comparte en tus redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *