CHAIR DE POULE. (JULIEN DUVIVIER, 1963.)

JULIEN DUVIVIER. LA FANTÁSTICA REALIDAD.

Julien Duvivier fue, desde sus inicios hasta sus últimos días -en los que llevó a cabo esta discreta maravilla que supone Chair de poule, aquí conocida por Carne de perdición– un poeta del cine.

Lo fue tanto a nivel estético como  narrativo, tanto fue así -que su nombre hoy en día sometido a las absurdas injusticias del olvido- supuso uno de los principales referentes del realismo poético, además de una de las claves para comprender el cine europeo en general y el francés en concreto realizado entre los años treinta y principios de los cincuenta.

Su puesta en escena y su narrativa revestían de forma única -aunque también algo deudora de Jean Epstein–  la realidad de fantasía, de extraña ensoñación. Así, los personajes de sus películas se mueven bajo la opresiva y cruel realidad, pero el espectador asiste a sus trágicos destinos a través de una óptica poseída por un sutil encantamiento, como si lo que ocurre en sus películas estuviese al otro lado de una ventana mojada por la lluvia.

Uno de los pilares del realismo poético y el cine naturalista francés que tanto empeño puso en llevar a la pantalla las letras y filosofía de Émile Zola, Jean Renoir, describió así a Duvivier: “Era un poeta, pero un poeta pesimista que rara vez concedió circunstancias atenuantes a sus personajes. Fue un director de actores, un optimista decepcionado y un creyente que perdió sus ilusiones.”

Duvivier se mantuvo fiel a sí mismo y sus maneras cinematográficas durante toda su carrera, atacando a una sociedad enferma de sí misma desde sus días de fama con películas tan irreverentes, mágicas e imprescindibles como la adelantada en 1930 a su tiempo,  Au bonheur des dames, como en su crepúsculo particular que lo llevó a trasladar el noir a una especie de western onírico y desesperado, bajo un opresivo y fantasmagórico desierto mediterráneo.

CHAIR DE POULE. TRAGEDIA BAJO EL SOL Y LA LLUVIA.

Partiendo de una novela de James Hadley Chase, Duvivier irrumpe con su trágica y fantástica poesía desde los primeros minutos de la película.

Daniel y Paul, interpretados por Robert Hossein y Jean Sorel respectivamente, aguardan en el interior de un vehículo el momento oportuno para dar un golpe. Mientras llega el momento, Duvivier modifica la prosaica realidad con una extraña y hermosa lluvia, maravillosamente captada por la fotografía de Léonce-Henri Burel.

Chair de poule. (Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)
Chair de poule. (Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)

Como en todo sueño que adorna la realidad, algo deambula entre esa lluvia, algo que provoca un fugaz temor entre los dos rateros, un mágico presagio que les hace sospechar de esa lluvia. La realidad y la fantasía unen fuerzas desde el primer minuto, la poesía salvaje de Duvivier que compondrá el desesperado destino de los protagonistas entra en escena sumiendo desde el inicio al espectador en una hermosa fantasía.

Jean Sorel y Robert Hossein. (Chair de poule. Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)
Jean Sorel y Robert Hossein. (Chair de poule. Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)

La realidad se abre camino entre la fantástica lluvia y cumple con los proféticos temores de los delincuentes. El fracaso irrumpe en la trama, y unos protagonistas nacidos exclusivamente para perder, se pierden entre la lluvia y la desesperada realidad.

Duvivier cuela en su película el crimen, el castigo y la posibilidad de redención, pero eso no es más que un sueño.

Jean Sorel y Robert Hossein. (Chair de poule. Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)
Jean Sorel y Robert Hossein. (Chair de poule. Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)

La lluvia cesa, y como si los protagonistas viviesen ya otra vida más allá de esa lluvia, deambulan de nuevo a la deriva bajo un sol implacable y sucio que arrastra los personajes por un extraño desierto europeo sobre el que tendrá lugar un duelo de ambiciones y deseos orquestado por un ritmo denso, como en un sueño maldito donde todo ocurre lentamente.

Una vez invertido el escenario trágico y depresivo, Duvivier revive la trama y pone en juego el desértico western y los personajes del noir. A Daniel y Paul, se suman María, Thomas y Roux, interpretados en un alarde de oficio, pasión y sensibilidad por Catherine Rouvel, Georges Wilson y Lucien Raimbourg respectivamente.

Catherine Rouvel, Jean Sorel y Robert Hossein. (Chair de poule. Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)
Catherine Rouvel, Jean Sorel y Robert Hossein. (Chair de poule. Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)

Son estos personajes mediante los que Duvivier mostrará al espectador la verdadera esencia de las mujeres de noir y el western: la venganza hacia los miserables que la condenan a vivir. No es que Duvivier haga un retrato inocente del personaje femenino, ella comete su crimen y tendrá su castigo, lo que hace del suyo un retrato justo y magnífico es que ese crimen es perfectamente comprensible. Y sus consecuencias, justas y equitativas.

Catherine Rouvel y Robert Hossein. (Chair de poule. Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)
Catherine Rouvel y Robert Hossein. (Chair de poule. Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)

Todos los personajes de la película son -como bien reza el título en español- merecida carne de perdición.

Ese es precisamente el eje sobre el que gira la película: la perdición.

La ausencia de redención que flota en el aire denso bajo el que los modernos miserables se atraen, se traicionan, se acuestan juntos, se temen, se odian, se mienten, se manipulan, y, tras aferrarse a una fortuna que no existe más allá del espejismo que el desierto de un western formado por un paisaje fantástico, gasolina y motores decadentes le muestra a un hipnotizado espectador.

Chair de poule. (Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)
Chair de poule. (Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)

Duvivier era un poeta mágico y realista, un narrador oscuro que nos desorienta por sus improbables senderos, aquí trazados bajo la tragedia que un grupo salvaje a la europea representa bajo la lluvia y el sol, sobre el suelo del desierto motorizado y a través de un aire idéntico a los personajes.

Lucien Raimbourg. (Chair de poule. Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)
Lucien Raimbourg. (Chair de poule. Pans-Interopa, Société Nouvelle Pathé. 1963.)

Sucio, denso, trágico, y real como los sueños que esta carne de perdición jamás verá cumplidos. Eso basta para que el espectador se vea sometido aun irónico y poético juego de palabras con los títulos de la película.

Observando el triste destino de la carne de perdición en Chair de poule, se le pondrá la carne de gallina. Depués, sencillamente, se desmayará antes de entrar en coma.

Feliz viaje de vuelta hacia la noche. #SHADOWSRULES

https://www.filmin.es/pelicula/carne-de-perdicion

David Salgado.

©24 sombras segundo. Junio 2021.

 

 

 

 

Spread the movies. Comparte en tus redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up